Asaltan y le gatillan un arma a una familiar del kiosquero Roberto Sabo, asesinado en Ramos Mejía

Una familiar de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado a balazos el pasado 7 de noviembre en la localidad de Ramos Mejía, fue asaltada en la m...

Una familiar de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado a balazos el pasado 7 de noviembre en la localidad de Ramos Mejía, fue asaltada en la misma zona del partido de La Matanza por delincuentes armados que le robaron sus pertenencias y le gatillaron un arma, a quienes persiguió con su camioneta y llegó a embestir, aunque no pudo evitar que escaparan, informaron hoy fuentes policiales.



El hecho ocurrió ayer, alrededor de las 13, en avenida de Mayo al 1000, de la zona comercial de la citada localidad, cuando la mujer, que es suegra del hijo de Sabo, bajaba de su camioneta Hyundai Tucson y fue sorprendida por un hombre armado que, secundado por otros dos, ingresó al vehículo con intenciones de robo.

Una vez adentro del habitáculo, el ladrón intentó apoderarse de la cartera de la víctima, momento en que se produjo un forcejeo en el que éste gatilló un arma, aunque no llegó a disparar, según relató hoy el hijo del kiosquero asesinado y yerno de la mujer, Nicolás Sabo.

Finalmente, el delincuente le sustrajo la cartera, el teléfono celular y dinero, tras lo cual escapó junto a sus dos cómplices que lo aguardaban a bordo de un automóvil.

Según las fuentes, la mujer persiguió a los delincuentes a bordo de su camioneta hasta la intersección de las calles Brandsen y Garay, de Ramos Mejía, donde los embistió, aunque igualmente lograron huir.

"Uno termina agradeciendo que no estamos lamentado otra perdida en menos de seis meses", dijo el hijo del kiosquero asesinado en dialogo con medios radiales, al ser consultado sobre el robo que tuvo como víctima a la madre de su pareja.

"Así como fue Roberto hace seis meses hoy pudo haber sido Marta" agregó el hombre.

En diálogo con la agencia Télam, Nicolás dijo que "no la mataron por que no salió la bala, por que si no la matan" y agregó que no se siente seguro "en ningún lugar".

Sabo contó que tras la muerte de su padre en la zona implementaron algunas medidas de seguridad: "Pusieron policías en la puerta del kiosco, a veces van rotando, pero caminas dos cuadras y te roban o te matan tranquilamente", aseguró.

A su vez, Nicolás recordó que semanas atrás ocurrieron en la zona una serie de robos, tanto a locales comerciales como a personas que circulaban a pie.

"Le roban a los vecinos, le roban a mi suegra, le roban a los pibes, y así todo el tiempo" afirmó, y dijo: "tenés que andar con un policía encima".

Por ultimo, el hijo de Sabo dijo que han considerado vender el fondo de comercio del kiosco en el que fue asesinado su padre y agrego: "Queremos vender esto, mi hermano se quiere ir del país y yo también".

El asalto ocurrió a 200 metros del comercio que era propiedad de Roberto Sabo, asesinado a balazos por una pareja de delincuentes que lo asaltó y luego le robó un vehículo y una moto para intentar darse a la fuga, aunque finalmente fue detenido.

En la causa por el robo a la consuegra del kiosquero interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 13 del Departamento Judicial de La Matanza, a cargo de José Luis Maroto, quien dispuso las diligencias de rigor.

Fuente: (Zona Oeste Diario / Télam)

Noticias relacionadas

Zona Oeste 1427996582824276281

Publicar un comentario

emo-but-icon

Lo último

Populares

item